El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Extintores de Incendio

Extintores de incendio son aparatos portátiles de utilización inmediata destinados a la extinción de incendios incipientes.
Los extintores son de poco peso, de transporte fácil, pueden ser manuales o sobre ruedas. Se encuentran también agrupados, constituyendo baterías fijas o móviles.

El éxito en el empleo de los extintores depende de:

  1. Una distribución apropiada de los aparatos por el área a proteger.
  2. Un sistema adecuado y eficiente de manutención
  3. Entrenamiento continúo del personal que va a utilizarlo
  4. Ser colocados en lugares visibles de fácil acceso y que no tengan obstáculos para llegar hasta ellos
  5. Su ubicación debe ser bien señalizada, para que sea posible divisarlos a distancia.

De modo general los extintores reciben el nombre del agente extintor que emplean todos los extintores funcionan a presión, lo que les permite lanzar el chorro a una distancia considerable y protegen al operador de los efectos del calor.

La presión de los extintores puede ser obtenida de cuatro maneras:

  1. Una reacción química.- En los extintores químicos la presión es generada en el momento de su utilización (espuma, soda ácido)
  2. Por bombas que imprimen presión en el momento de la utilización (agua, tetracloruro de carbono)
  3. Por presión permanente (en los extintores presurizados con gas, nitrógeno, CO2)
  4. Presión inyectada, que se acumula interior o exteriormente en cápsulas o cilindros de CO2 o de nitrógeno, liberándola el momento de su utilización.
Ir al inicio